• Jueves 24 de julio de 2014

Diferencias entre ciencia pura y ciencia aplicada

Diferencias entre ciencia pura y ciencia aplicada

Comparte esta nota

 

La ciencia pura, cuyo principal fin es ensanchar el conocimiento básico de la naturaleza, están en riesgo de desaparecer si los gobiernos solo priorizan las aplicaciones tecnológicas e industriales destinadas a cubrir las crecientes necesidades humanas.

La investigación científica se bifurca en dos categorías: ciencia pura y ciencia aplicada. Como sus herramientas son similares, pueden confundirse. Tanto la investigación científica pura como aplicada son necesarias para el beneficio de la sociedad. Las ciencias básicas estudian el mundo que nos rodea incluso a nosotros mismos sin ningún beneficio inmediato para el hombre. Se investiga porque es sencillamente interesante.

La tendencia actual a dejar la ciencia básica de lado puede resultar muy peligroso, advierte un importante sector de la comunidad científica. Las ciencias básicas permiten adquirir un conocimiento de métodos o caminos diversos para lograr un razonamiento lógico más eficaz, algunas ciencias dan el contexto para aplicar el método, siempre está presente el lugar activo del investigador y estudiante, en la ciencia debe estar siempre abierta la invitación constante a cuestionar, a arriesgarse a cometer errores, y a buscar nuevos caminos y a construir un método propio de resolución de problemas.

La ciencia básica, trata de responder preguntas sobre la realidad, como la naturaleza de los aspectos del universo físico, los mecanismos de la vida y el trabajo de la mente.

Del otro lado, la ciencia aplicada trata de resolver problemas específicos o conjuntos de problemas, o de crear productos. Por ejemplo, desarrollar un mejor panel solar para crear energía eléctrica de forma más económica involucra a la física y la química aplicadas. Crear un tratamiento para hallar la cura a una enfermedad corresponde a la biología aplicada. Crear una mejor manera de diagnosticar una enfermedad mental se trata de psicología o psiquiatría aplicada.

La mayoría de los países están dando prioridad al desarrollo de la ciencia aplicada, orientada a usos específicos en la industria, la medicina o el desarrollo tecnológico, olvidando que esto no sería posible sin la investigación básica.

Este 2013, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) recibió un incremento del 11.5 por ciento comparado con 2012. Así se ha estipulado en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2013, que en total destinará MXN$25, 246 millones (cerca de USD$2,000 millones) a las diferentes áreas del organismo.

De esta forma, el organismo ocupará MXN$20,138 millones en los diferentes programas que administra, destinando 7,000 millones a becas (para quedar en 47,914 millones), 3,148 millones al Sistema Nacional de Investigadores y 3,000 millones al Programa de Innovación Tecnológica para Negocios de Alto Valor Agregado, para apoyar a más de 500 empresas para incentivar el desarrollo de aproximadamente mil 50 proyectos en el país.

El resto del presupuesto se asignará a los 25 centros públicos de investigación del Conacyt y a una nueva iniciativa que pretende fortalecer la investigación enfocada a solucionar problemáticas de interés social.

El presupuesto destinado a la investigación básica debería reforzarse ya que es el pilar del resto del edificio científico. Sin la ciencia básica, las aplicadas no pueden avanzar.

Puede consultarse:

http://www.educacionyculturaaz.com/ciencia-y-tecnologia/discutiran-sobre-aplicacion-de-presupuesto-en-ciencia-y-tecnologia/

¿Quieres comentar?

Dirección: Pennsylvania 203, Ampliación Nápoles, Benito Juárez, 03810 Ciudad de México, Distrito Federal
Powered by: Layer